Qué sucede si no te sacas las muelas del juicio: los riesgos y consecuencias.

Las muelas del juicio, también conocidas como terceros molares, son los últimos dientes en desarrollarse y suelen aparecer entre los 17 y 25 años de edad. Sin embargo, en muchos casos, estas muelas no tienen suficiente espacio para emerger correctamente y permanecen completamente ocultas dentro de las encías. Cuando esto ocurre, se dice que las muelas del juicio están retenidas.

La retención de las muelas del juicio puede dar lugar a varios problemas. Uno de los problemas más comunes es la infección. Cuando las muelas del juicio no pueden emerger con normalidad, se crea un espacio entre la encía y el diente retenido, lo que facilita la acumulación de bacterias y restos de comida. Esto puede provocar inflamación, dolor y una infección conocida como pericoronaritis.

Otro problema que puede surgir debido a la retención de las muelas del juicio es la formación de quistes. Un quiste es una cavidad llena de líquido que se forma alrededor del diente retenido. Estos quistes pueden crecer y dañar las raíces de los otros dientes cercanos, así como el hueso de apoyo. Además, los quistes también pueden causar dolor, inflamación y dificultad para abrir la boca.

En algunos casos, las muelas del juicio retenidas no causan ningún problema y pueden permanecer así durante toda la vida sin necesidad de ser extraídas. Sin embargo, en la mayoría de los casos, se recomienda la extracción de las muelas del juicio retenidas para evitar posibles complicaciones a largo plazo.

Es importante consultar a un dentista para evaluar la posición de las muelas del juicio y determinar si es necesario extraerlas. El dentista realizará una radiografía para evaluar la posición de las muelas del juicio y recomendará la extracción si existe riesgo de infección, formación de quistes u otros problemas.

¿Qué sucede si una muela del juicio toca el nervio?

Si una muela del juicio toca el nervio, puede haber una alteración en la sensibilidad de la zona afectada. Esto se debe a que el nervio trigémino, responsable de la sensibilidad facial, puede verse afectado durante la extracción de la muela del juicio. Sin embargo, es importante destacar que la función motora del nervio no se ve afectada, por lo que el paciente podrá seguir masticando con normalidad.

En caso de que se produzca una lesión en el nervio trigémino durante la extracción de la muela del juicio, es posible que el paciente experimente una disminución o pérdida de sensibilidad en la zona afectada. Esto puede manifestarse como una sensación de adormecimiento o cosquilleo en la mejilla, labio o lengua. Aunque en la mayoría de los casos esta alteración es temporal y se recupera gradualmente, en algunos casos raros puede ser permanente.

¿Cuál es la función de las muelas del juicio?

¿Cuál es la función de las muelas del juicio?

Como ya te venimos comentando, la función de las muelas cordales o del juicio es como la de cualquier otro molar. En cualquier caso, ayudan a masticar y triturar los alimentos que comemos. Estos dientes suelen aparecen durante la etapa de desarrollo, en la adolescencia/edad adulta, entre los 26 años.

Las muelas del juicio son los terceros molares que se encuentran en la parte posterior de la boca. Aunque su función principal es ayudar en la masticación, en muchas ocasiones no erupcionan correctamente o no tienen suficiente espacio para hacerlo. Esto puede causar problemas como dolor, infección, daño a los dientes adyacentes o desalineación de la mandíbula. Por esta razón, es común que se recomiende su extracción cuando se presentan complicaciones.

¿Cómo puedo saber si me tienen que sacar una muela?

¿Cómo puedo saber si me tienen que sacar una muela?

En general, una extracción dental es necesaria cuando hay ciertas condiciones que afectan a la salud bucal. Algunas de estas condiciones incluyen:

  • Erosión dental: Si una muela está gravemente dañada debido a la caries, puede ser necesario extraerla para evitar infecciones y dolor.
  • Falta de espacio entre los dientes: Si hay una falta de espacio en la boca y los dientes están apretados, puede ser necesario extraer una muela para crear espacio y permitir una correcta alineación dental.
  • Trauma: Si una muela ha sido dañada debido a un golpe o un accidente, puede ser necesario extraerla si no se puede reparar.

Antes de realizar una extracción dental, el dentista realizará una evaluación completa de la boca y los dientes, y tomará radiografías para determinar la necesidad de extraer una muela. Durante el procedimiento, se administrará anestesia local para adormecer el área y se utilizarán herramientas especializadas para aflojar y extraer la muela de manera segura. Después de la extracción, es importante seguir las instrucciones del dentista para el cuidado de la herida y tomar medicamentos recetados según sea necesario para controlar el dolor y prevenir infecciones.

¿Cuánto vale la extracción de una muela del juicio?

¿Cuánto vale la extracción de una muela del juicio?

El costo de la extracción de una muela del juicio puede variar dependiendo de la complejidad del procedimiento. Si la muela del juicio ha salido completamente y no presenta complicaciones, el precio de la intervención suele ser de 90 euros. En estos casos, el proceso de extracción es relativamente sencillo y se realiza de manera rápida y sin mayores complicaciones.

Por otro lado, si la muela del juicio no ha erupcionado completamente y está trabada en la encía, el procedimiento se vuelve más complejo y el costo de la extracción puede aumentar. En estos casos, el precio aproximado para la extracción de una muela del juicio complicada suele ser de 120 euros. Es importante tener en cuenta que este precio puede variar dependiendo de la clínica dental y del profesional que realice la intervención.