Los mitos del liderazgo moral

Según el HOW Institute for Society, que encuestó a 2305 personas de una amplia gama de industrias y organizaciones que representan todos los niveles de responsabilidad, la demanda de liderazgo moral en los negocios y, por extensión, en el mundo en general es mayor y más urgente que nunca. Pero a pesar de esta demanda urgente, existe una lamentable falta de tal liderazgo moral.

Esto no es solo un problema filosófico o moral; es en gran medida un problema comercial y económico, también. Esto se debe a que las organizaciones con un fuerte liderazgo moral simplemente se desempeñan mejor en una variedad de resultados.

Parte del problema es que existe bastante confusión acerca de cómo es realmente el liderazgo moral. Obviamente, esto es importante ya que solo cuando tenemos una comprensión clara de cómo es el liderazgo moral podemos evaluar con precisión si está presente o ausente en una organización determinada, así como qué se puede hacer para cultivarlo.

Cómo se ve el liderazgo moral

Puede ser útil comenzar aclarando qué no es el liderazgo moral. Un concepto erróneo común es que es una forma de liderar que se ajusta a su propia visión personal de lo que es "moral". Por ejemplo, tal vez crea que un líder moral debe poner las necesidades de sus seguidores por encima de las propias. Esta es ciertamente una forma de liderazgo moral, pero no es la única forma.

No tiene nada de malo tener su propio punto de vista de lo que es moral, pero es importante no confundir eso con el liderazgo moral.

El liderazgo moral es simplemente el acto de identificar un conjunto claro de valores, comunicar cuáles son esos valores a los seguidores y seguidores potenciales, y luego liderar por esos valores. Incluso si esos valores son diferentes a los suyos, sigue siendo un liderazgo moral, simplemente no es su tipo preferido de liderazgo moral.

Para usar un ejemplo sencillo, imagine una empresa en la que el liderazgo deja en claro que maximizar el valor para los accionistas es el imperativo principal absoluto, priorizado sobre todas las demás preocupaciones. No hace falta decir que hay muchas personas que no se sentirían atraídas por tal organización, pero hay algunas que sí lo harían. Mientras los líderes sean transparentes y honestos acerca de sus valores y no engañen a los seguidores, estarán ejerciendo un liderazgo moral.

En este caso, se trataría de un subtipo específico de liderazgo moral conocido como liderazgo auténtico. Desde la perspectiva del liderazgo auténtico, es mucho mejor que los líderes sean honestos que hablar de dientes para afuera sobre valores con los que pueden no estar genuinamente comprometidos. Tales líderes son vistos como dignos de confianza por aquellos que comparten sus valores. En lo que se llama el ciclo de atracción-selección-desgaste, esos seguidores a menudo recompensarán o castigarán a los líderes de varias maneras según qué tan bien esos líderes refuercen sus propios valores declarados.

Hay otros dos subtipos de liderazgo moral: liderazgo ético y liderazgo de servicio. El liderazgo ético se ajusta más a los valores que la mayoría de las personas ven como rasgos deseables en la interacción humana, como la decencia y la justicia, o lo que podría llamarse un comportamiento normativamente apropiado. El liderazgo de servicio prioriza las necesidades más importantes de los demás (p. ej., su seguridad, bienestar y autonomía) sobre los intereses propios del líder.

El artículo continúa a continuación

Por lo tanto, gran parte de la confusión sobre el liderazgo moral se debe a que las personas confunden el liderazgo ético, de servicio y auténtico. (Por cierto, estos tipos de liderazgo moral no se excluyen mutuamente y pueden coexistir en el mismo líder al mismo tiempo).

Promoción de un fuerte liderazgo moral

Para establecer un fuerte liderazgo moral en cualquier organización, primero es necesario responder una serie de preguntas, no solo en los niveles más altos de liderazgo, sino en todos los niveles de la organización:

  • ¿Quienes somos?
  • ¿Qué representamos?
  • ¿Por qué estamos en este negocio?
  • ¿Quiénes son las partes interesadas que nos importan?

Una vez que el liderazgo ha aclarado los problemas morales que defienden, deben invertir los recursos para traducir estos valores en una formación cultural empresarial observable. Además, la capacitación no debe consistir en aburridos PowerPoints y paquetes que nadie lee. Debe hacer hincapié en convertir los valores en prácticas de los empleados. Si bien no hay duda de que los líderes de una empresa deben dar el ejemplo de vivir los valores de la empresa, es realmente cuando los propios empleados también practican activamente esos valores que el liderazgo moral se siente con más fuerza.

Aún así, vale la pena señalar que cuanto más grande es la empresa, más probable es que haya una variedad heterogénea de perspectivas e ideologías presentes. Aquí radica otro componente importante del liderazgo moral: la capacidad de dialogar con los empleados que pueden no los mismos valores. A veces, esto puede resultar en una separación de caminos si no se puede alcanzar un cierto grado de consenso moral. Pero a menudo todo lo que se requiere es un replanteamiento de los valores de una manera que apele a lo que le importa al empleado en cuestión.

El arte de replantear hábilmente a veces puede conducir a nada menos que una demostración transformadora de liderazgo moral, como en el caso de Darcy Winslow, quien, durante su mandato en Nike, abordó apasionadamente la falta de calzado y ropa hechos para mujeres en comparación con los hombres. A pesar de las barreras y la resistencia dentro de la organización, Winslow usó su poder de reformulación para ayudar a las partes interesadas a ver la promesa positiva de la posibilidad sin explotar en lugar de centrarse simplemente en lo que "debería" hacerse.

Es muy posible que la falta percibida de liderazgo moral no se deba a que las organizaciones no estén declarando sus valores en sus declaraciones de misión y demás. Más bien, puede deberse a que no están entrenando ni practicando esos valores de manera que transmitan liderazgo moral. Por lo tanto, corresponde a los líderes aclarar sus valores morales y, lo que es más importante, reunir los recursos para traducir esos valores en una cultura observable en todos los niveles de sus organizaciones.

¿Qué es el ejemplo de liderazgo moral?

Un líder moral se eleva por encima de sus propias creencias limitantes y trata a todos los miembros de su equipo por igual, independientemente de su raza, religión o género. Promoción de la transparencia: Practicar la transparencia en el lugar de trabajo es uno de los ejemplos significativos de liderazgo moral.

¿Por qué es importante el liderazgo moral?

Los líderes morales proporcionan valores y significado para que las personas vivan. El liderazgo moral proporciona valores o significado para que las personas vivan, inspiración para actuar y motivación para hacerse responsable. Cuando no vea a alguien dando un paso adelante para proporcionar un propósito y haciendo lo mejor para el bien común, dé un paso adelante.

¿Cuáles son las cualidades morales de un líder?

¿Qué es el Liderazgo Ético?

  • Justa. Un líder ético no puede tener favoritos, ya que siempre son un símbolo de justicia.
  • Honesto. Las personas son incapaces de confiar en aquellos que frecuentemente mienten u omiten los hechos.
  • Respetuoso.
  • Impulsado por el valor.
  • Fomenta la iniciativa.
  • Conduce por ejemplo.
  • Se centra en su equipo.
  • Amabilidad.

¿Cuál es la diferencia entre liderazgo ético y moral?

Mientras que la ética es un conjunto de principios de conducta correcta, el liderazgo moral es la toma de decisiones éticas con los valores morales correctos.

Video: moral leadership

Ir arriba