Desabasto de cerveza: la sed que no se sacia

En los últimos meses, el mundo ha sido testigo de una crisis sin precedentes: el desabasto de cerveza. Lo que solía ser una bebida omnipresente en bares, restaurantes y hogares, ahora escasea en los estantes de los supermercados y ha dejado a los amantes de la cerveza sedientos de un trago refrescante. Esta situación ha generado preocupación y especulación en torno a las causas y consecuencias de esta falta de cerveza. En este artículo, exploraremos a fondo este fenómeno y analizaremos su impacto en los consumidores y la industria cervecera.

¿Por qué hay escasez de cerveza?

La escasez de cerveza se ha convertido en un problema en varios países debido a la falta de disponibilidad de todas las marcas y presentaciones. La Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes, ANPEC, ha informado sobre el desabasto parcial de cerveza en diferentes canales de venta, lo que ha llevado a que los proveedores no puedan satisfacer por completo la alta demanda.

Esta escasez se debe a varios factores. En primer lugar, la pandemia de COVID-19 ha afectado la producción y distribución de cerveza en todo el mundo. Las medidas de confinamiento y las restricciones en la movilidad han llevado a que muchas fábricas y plantas de producción hayan tenido que reducir su capacidad o incluso cerrar temporalmente. Además, la falta de mano de obra debido a las medidas de distanciamiento social ha dificultado aún más la producción y el embotellado de cerveza.

Por otro lado, el aumento en el consumo de cerveza durante la cuarentena también ha contribuido a esta escasez. Muchas personas se han refugiado en el consumo de alcohol durante estos tiempos difíciles, lo que ha generado una demanda mucho mayor de la que normalmente se esperaría. Esto ha llevado a que los proveedores no puedan satisfacer completamente esta demanda y hayan tenido que priorizar ciertas marcas y presentaciones.

¿Cuál tiene más calorías, la cerveza con alcohol o sin alcohol?

¿Cuál tiene más calorías, la cerveza con alcohol o sin alcohol?

La diferencia de calorías entre la cerveza con alcohol y sin alcohol radica en el proceso de fermentación. Durante este proceso, las levaduras consumen los azúcares presentes en la cerveza y los transforman en alcohol y dióxido de carbono. La presencia de alcohol en la cerveza aumenta su contenido calórico, ya que el alcohol en sí mismo aporta 7 kcal por gramo, mientras que los azúcares presentes en la cerveza sin alcohol son mínimos o nulos.

En cuanto a las cifras concretas, la cerveza con alcohol tiene una media de 42 calorías por cada 100 ml, según la Base de Datos Española de Composición de Alimentos (BEDCA). Esto significa que una lata de 33 cl de cerveza con alcohol cuenta con alrededor de 139 kcal. Por otro lado, la cerveza sin alcohol tiene un contenido calórico mucho más bajo, con una media de 15 calorías por cada 100 ml, lo que equivale a unas 50 kcal por lata de 33 cl.

¿Cuánto dura una lata de cerveza sin abrir?

¿Cuánto dura una lata de cerveza sin abrir?

Mientras la cerveza se conserve bien acondicionada, protegida de la luz y el calor y la botella cerrada, evoluciona con el paso del tiempo sin perder calidad. Por lo tanto, la cerveza no tiene caducidad. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la cerveza puede perder algunas de sus características organolépticas a medida que pasa el tiempo, como su aroma, sabor y efervescencia.

El tiempo de conservación de una lata de cerveza sin abrir puede variar dependiendo de varios factores, como la marca de la cerveza, su estilo y su contenido de alcohol. En general, se recomienda consumir la cerveza lo más fresca posible para disfrutar de todas sus cualidades. Las cervezas artesanales y de alta calidad suelen tener una vida útil más corta que las cervezas comerciales, ya que no contienen conservantes y se elaboran con ingredientes frescos y naturales.

¿Dónde se encuentra la fecha de vencimiento de la cerveza Cusqueña?

¿Dónde se encuentra la fecha de vencimiento de la cerveza Cusqueña?

La cerveza Cusqueña no tiene una fecha de vencimiento específica impresa en la botella o lata. Esto se debe a que la cerveza es un producto fermentado que no se vuelve nocivo con el paso del tiempo. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la calidad y el sabor de la cerveza pueden verse afectados a medida que pasa el tiempo.

Para disfrutar al máximo de la cerveza Cusqueña, se recomienda consumirla dentro de los 6 meses posteriores a su compra. Después de este período, es posible que la cerveza comience a perder algunas de sus características organolépticas, como el aroma y el sabor. Además, es importante almacenar la cerveza en un lugar fresco y oscuro para evitar la exposición a la luz y el calor, ya que esto puede acelerar el proceso de deterioro.