Select Page

Todos los días, los niños experimentan acoso. Son atormentados, manipulados, condenados al ostracismo, acosados, golpeados, empujados y humillados. Y, sin embargo, cada experiencia es única dependiendo no solo del tipo de acoso que experimentan, sino también del género del acosador. Cuando se trata de perpetrar acoso, los hombres y las mujeres suelen utilizar tácticas diferentes.

Por ejemplo, la investigación muestra que las mujeres usan más la agresión relacional, mientras que los hombres se involucran en la intimidación física. Esto no quiere decir que las mujeres no sean físicamente agresivas o que los niños no excluyan a los demás, pero el acoso tiende a estar influenciado por el género.

Por qué es importante comprender las diferencias de género

Los investigadores han descubierto que comprender el papel que juegan el género y los estereotipos de género en el acoso escolar es un componente importante de los programas efectivos de intervención y prevención del acoso. Por ejemplo, la identidad de género puede llevar a los niños a adaptarse e interactuar con sus compañeros de diferentes maneras.

Los estereotipos de género también juegan un papel en el acoso porque influyen directamente en la socialización de los niños pequeños en los roles de género. Los machos son socializados para ser fuertes e independientes, mientras que las hembras son socializadas para ser comprensivas y sensibles.

Debido a esta socialización, los hombres y las mujeres experimentan el acoso de manera diferente, independientemente de si son los agresores o los objetivos. Y los niños que no actúan de acuerdo con los roles de género esperados tienden a ser vistos negativamente y, a menudo, son el blanco de los acosadores.

Los dos tipos más comunes de acoso que están influenciados por el género son el acoso físico y la agresión relacional. Incluso el acoso sexual, que a menudo se considera un problema legal en lugar de una forma de intimidación, es el resultado de las percepciones sobre el género.

Al comprender cómo el género influye en el acoso escolar, los maestros, los consejeros y los padres pueden adaptar sus esfuerzos de prevención del acoso y las estrategias de intervención en consecuencia. También deben combatir los estereotipos de género desde que los niños son muy pequeños y ofrecer un espacio seguro para que los niños sean quienes quieren ser.

acoso masculino

Cuando se trata de comportamiento de intimidación, los hombres tienden a elegir métodos físicamente más agresivos que las mujeres. Aquellos con tendencia a la intimidación atacarán a otras personas cuando muestren debilidad.

Algunos acosadores masculinos incluso reúnen un grupo de seguidores que buscan aceptación. Estos seguidores a menudo harán o dirán cualquier cosa solo para mantener su posición dentro del grupo.

Del mismo modo, estos acosadores suelen disfrutar del estatus que les otorga una pelea. En consecuencia, pueden permitirse un comportamiento amenazante y, por lo general, son más directos cuando intimidan a otros.

La investigación también muestra que los hombres intimidarán tanto a las niñas como a los niños. También tienden a ser más abiertos sobre su comportamiento de intimidación, lo que hace que sea mucho más fácil de detectar para los padres y educadores.

Esto no significa que los niños no se involucren en acoso más sutil, como la agresión relacional. La mayoría de la gente no asocia la manipulación, las camarillas, los rumores y el ostracismo con los chicos. Pero sucede con bastante frecuencia. De hecho, el estatus social de un niño en la escuela no sucede por casualidad.

Gran parte del acoso masculino está influenciado por el "código de los chicos". Los hombres están condicionados por la sociedad a adoptar un conjunto de reglas y comportamientos que definen lo que significa ser un niño.

La sociedad espera injustamente que los hombres (o cualquiera que se presente como hombre) sean independientes, machos, atléticos, poderosos y dominantes. Ser algo diferente a lo que la sociedad espera podría convertir a un niño en blanco de acoso por parte de niños que esperan estas características.

El acoso también tiende a terminar más rápido entre los hombres que entre las mujeres. Los hombres son más propensos a intimidar y ser intimidados que las niñas; y aceptan más el comportamiento de intimidación que las mujeres. Por lo tanto, un hombre puede seguir siendo amigo o estar en una relación con alguien, incluso si lo intimida a él o a otras personas.

Formas comunes en que los adolescentes experimentan la presión de grupo

acoso femenino

Las mujeres tienden a intimidar a otras personas indirectamente o mediante la agresión relacional. Este tipo de intimidación generalmente incluye agresiones verbales, aislamiento, difusión de rumores y chismes, el epítome del comportamiento malo. Además, las personas que se dedican a la agresión relacional disfrazan su acoso y actúan de formas más pasivo-agresivas, lo que hace que este tipo de acoso sea más difícil de detectar.

Al igual que los machos, las hembras también forman grupos alrededor de un líder. Pero en estos grupos, especialmente en las camarillas, las personas están en constante competencia entre sí. Como resultado, las personas de este grupo nunca confían verdaderamente entre sí dentro de la camarilla.

Por ejemplo, el líder de la camarilla a menudo está preocupado de que en cualquier momento perderá su poder ante otro miembro del grupo que parece más digno que él. Si esto sucede, la camarilla se formará alrededor del nuevo líder.

Las mujeres también experimentan acoso sexual más que los hombres. Por ejemplo, pueden experimentar rumores sobre actividad sexual independientemente de la validez de las afirmaciones. Y es más probable que estén en el extremo receptor de mensajes sexuales o de acoso.

La mayoría de las mujeres acosadoras no actúan solas. En cambio, suelen tener cómplices o seguidores que apoyan su conducta. Además, se reunirán en torno al acosador principal para obtener una mayor posición social en el grupo. Cederán a la presión de los compañeros y al acoso, incluso cuando saben que está mal.

Cómo hablar con tus hijos sobre #MeToo

Una palabra de Verywell

Debido a que las investigaciones muestran que los hombres y las mujeres acosan de manera diferente, es importante poder identificar esas diferencias. De lo contrario, el acoso podría pasar desapercibido. Cuando esto sucede, las consecuencias de la intimidación son significativas. De hecho, cuanto más dure el acoso, más severa será la respuesta y más tiempo llevará superar el acoso.

10 maneras de ayudar a su hijo a recuperarse del acoso escolar ¿Fue útil esta página? ¡Gracias por tus comentarios! ¿Cuáles son tus preocupaciones? 9 Fuentes Verywell Family utiliza solo fuentes de alta calidad, incluidos estudios revisados ??por pares, para respaldar los hechos de nuestros artículos. Lea nuestro proceso editorial para obtener más información sobre cómo verificamos los hechos y mantenemos nuestro contenido preciso, confiable y digno de confianza.

  1. Silva MA, Pereira B, Mendonça D, Nunes B, de Oliveira WA. La implicación de niñas y niños en el bullying: un análisis de las diferencias de género. Int J Environ Res Salud Pública . 2013;10(12):6820–6831. doi:10.3390/ijerph10126820

  2. Blaylock B. Respondiendo al acoso por género. Intuición: The BYU Undergraduate Journal of Psychology. 2017;12:(2),2.

  3. Rosen NL, Nofziger S. Boys, bullying y roles de género: cómo la masculinidad hegemónica da forma al comportamiento de bullying. Cuestiones de género. 2019;36: 295–318. doi:10.1007/s12147-018-9226-0

  4. Ploeg RVD, Steglich C, Veenstra R. La forma en que funciona el acoso: cómo los nuevos lazos facilitan el refuerzo mutuo del estatus y el acoso en las escuelas primarias. Redes Soc . 2020;60:71-82. doi:10.1016/j.socnet.2018.12.006

  5. Eriksen IM, Lyng ST. Agresión relacional entre chicos: puntos ciegos y dramas ocultos. Gend Educ. 2018;30(3):396-409. doi:10.1080/09540253.2016.1214691

  6. Hellström L, Beckman L. La percepción de los adolescentes sobre las diferencias de género en el acoso escolar. Scand J Psychol . 2020;61(1):90-96. doi:10.1111/sjop.12523

  7. Pattiselanno K, Dijkstra JK, Steglich C, Vollebergh W, Veenstra R. La estructura importa: el papel de la jerarquía de camarilla en la relación entre el estatus social adolescente y la agresión y la prosocialidad. J Jóvenes Adolescentes . 2015;44(12):2257–2274. doi:10.1007/s10964-015-0310-4

  8. Hill C, Kearl H. Cruzando la línea: acoso sexual en la escuela. Asociación Americana de Mujeres Universitarias; 2011.

  9. Moore SE, Norman RE, Suetani S, Thomas HJ, Sly PD, Scott JG. Consecuencias de la victimización por acoso escolar en la infancia y la adolescencia: una revisión sistemática y un metanálisis. Psiquiatría Mundial J. 2017;7(1):60–76. doi:10.5498/wjp.v7.i1.60

Lectura adicional

  • Rosander M, Salin D, Viita L, Blomberg S. Asuntos de género: acoso laboral, género y salud mental. Psicología frontal . 2020;11:560178. doi:10.3389/fpsyg.2020.560178

¿Qué es una mujer acosadora?

Sin embargo, existen algunas diferencias clave: los acosadores masculinos vienen en todas las formas y tamaños, desde el popular capitán de fútbol hasta el marginado social, mientras que las agresoras femeninas tienden a ser las chicas populares (otro factor que puede ayudarlas a escapar del castigo).

¿Qué significa Antibullying?

Oponerse o actuar contra el bullying. adjetivo.

Quién empezó contra el bullying

Día contra el acoso escolar
fecha 2022 23 de febrero (Canadá)
Frecuencia Anual
Primera vez 2007
Empezado por David Shepherd y Travis Price

2 filas más

¿Cuál es el propósito de la campaña de intimidación?

Uno de los propósitos principales del programa de prevención del acoso escolar es trabajar para aumentar el autoconcepto de los estudiantes, mejorar el clima escolar y las relaciones dentro de la escuela.

Video: female bullying