Seleccionar página

Los mejores presentadores y oradores perfeccionan continuamente sus habilidades y prueban material nuevo. Independientemente de la experiencia que tenga como presentador, no asuma que no tiene nada nuevo que aprender. Pero tampoco luches por la perfección. En su lugar, identifique algunos problemas que podría mejorar y trabaje en ellos primero, comenzando con lo que tenga el mayor impacto en sus presentaciones.

Entonces, ¿cómo pasas de ser un presentador promedio a uno sobresaliente? Eche un vistazo a nuestra lista de los 28 errores de presentación más grandes que cometen la mayoría de los presentadores. ¿Hay algo que nos perdimos?

1. Comenzar mal

Asegúrese de comenzar sus presentaciones con impacto. Decir: “Bienvenido, mi nombre es ___. Hoy estaremos hablando de…” es aburrido. Haz algo diferente: ¡sé audaz, creativo, inspirador! Y llegue temprano para que no se sienta nervioso, lo que se trasladará a su presentación. Lo más importante, ¡sé interesante!

2. No abordar las preocupaciones de la audiencia

¿Qué quieren tus audiencias?
1) Quieren información/conocimiento útil
2) Quieren interactuar/comunicarse
3) Quieren sentirse importantes
4) Quieren un orador que valore sus opiniones.
5) Quieren una #presentación que valga la pena su tiempo/esfuerzo #hablar en público

— Intan Salwana Anis (@SalwanaAnis) 24 de junio de 2018

Antes de siquiera pensar en crear una presentación, sepa con qué está luchando su audiencia para que pueda resolver su problema o abordar sus inquietudes.

3. Aburrir a tu audiencia

Si no puedes ser interesante, no te molestes en hablar frente a la gente.

4. No involucrarse emocionalmente

Nos gusta pensar que los humanos toman decisiones racionales, pero los estudios muestran que las personas toman decisiones basadas en la emoción y luego racionalizan sus decisiones.

5. Usar demasiada jerga

Tu lenguaje debe ser apropiado para tu audiencia. No pueden escucharte mientras intentan descifrar lo que dijiste. Si hablas en círculos a su alrededor, es posible que nunca te alcancen por completo. Si no puede evitar el uso de jerga o un término técnico, asegúrese de explicar lo que significa cuando lo presente y no presente demasiados a la vez.

6. Ser demasiado prolijo o divagar

No use una hora de tiempo cuando 20 minutos serán suficientes. Respeta el tiempo de las personas y ve al grano. Sea conciso y no divague. Pero tampoco te apresures. Sí, es una línea muy fina.

7. Repasar el tiempo asignado

Esto es una simple cuestión de respeto. Si su presentación excede el tiempo asignado, es muy probable que su audiencia pierda interés y se vaya de todos modos, o al menos, deje de escuchar porque se concentrarán en otros compromisos y tratarán de descubrir cómo se adaptarán.

8. Falta de enfoque

Tu conjunto de diapositivas debería ayudarte a mantener el rumbo. Úselo como guía para asegurarse de moverse lógicamente de un punto a otro.

9. Lectura de diapositivas palabra por palabra

Con toda probabilidad, su audiencia puede leer perfectamente bien sin su ayuda. Si solo va a leerles, también podría ahorrarles tiempo a todos y simplemente enviarles una copia de su conjunto de diapositivas. Este no es el lugar para un cuento antes de dormir.

Ponte a prueba para poner la menor cantidad posible de palabras en las diapositivas, de modo que no puedas leerlas. ¿Podría hacer toda su presentación con una sola palabra en cada diapositiva? Si no, esto es una indicación de que es posible que no conozcas los materiales lo suficientemente bien.

10. Mal diseño de la diapositiva

PowerPoint tiene mala reputación porque el 99% de las diapositivas están muy mal diseñadas, ¡pero no es culpa de Bill Gates que el mundo carezca de habilidades de diseño! El hecho de que una función esté disponible en PowerPoint no significa que deba usarla.

De hecho, cuando comienza a diseñar una presentación, es mejor si ni siquiera abre PowerPoint. Use Microsoft Word para crear un esquema primero. Concéntrese en el contenido y la estructura, y solo cuando sea sobresaliente, cambie a PowerPoint y comience a diseñar sus diapositivas.

Si no sabe cómo diseñar buenas diapositivas, busque a alguien que lo sepa o aprenda. Si bien un diseño de diapositivas deficiente probablemente no mejorará ni interrumpirá su presentación, puede socavar su credibilidad y distraer a su audiencia o, lo que es peor, ayudarlos a dormir.

Según el tipo de presentación, es posible que desee considerar la regla 10/20/30 de Guy Kawasaki. Diez diapositivas para una presentación de 20 minutos con fuentes no menores de 30 puntos. No es apropiado para todos los tipos de presentaciones, pero es una buena pauta y una buena proporción entre diapositivas y duración.

Tenga cuidado al comprar plantillas de PowerPoint: si bien pueden verse bonitas, la mayoría de las veces, el diseño no es propicio para grandes presentaciones. Las fuentes son casi siempre demasiado claras y/o pequeñas para leerse en el fondo de una sala y los diseñadores a menudo abarrotan demasiado en una diapositiva. Comprar plantillas de presentación solo funciona si entiendes un buen diseño. No confíe en que solo porque un "profesional" lo diseñó, es bueno. Puede llevar más tiempo arreglar una diapositiva mal diseñada que construir una desde cero.

11. Introducir demasiada información

Si la audiencia no puede entender los datos, o si tienen que dejar de escucharte para poder leer, lo estás haciendo mal. La simplicidad y el espacio en blanco son tus amigos. Piensa: "¿Cómo diseñaría Apple una plataforma de diapositivas?"

12. Incorporar demasiados datos

Pregúntese: "¿Por qué incluyo estos datos?", "¿Qué acción quiero inspirar?" y "Si elimino esto, ¿podría seguir expresando mi punto?" para ayudar a determinar si los datos son lo suficientemente relevantes como para incluirlos.

“Nos hemos encontrado con el diablo de la sobrecarga de información y sus subordinados traviesos, el virus informático, la señal de ocupado, el enlace muerto y la presentación de PowerPoint”. –James Gleick

13. Confiar en PowerPoint como su única herramienta de presentación

Incluso cuando se usa correctamente, PowerPoint no debe ser su única herramienta. Use rotafolios, pizarras blancas, notas adhesivas y otras herramientas para atraer a su audiencia. Trate de dividir la cantidad de tiempo que la audiencia pasa mirando una pantalla.

14. Haciéndolo sobre ti

Como presentador, usted es la persona menos importante en la sala. Cuando comprende eso y se enfoca en el objetivo de ayudar a su audiencia, puede eliminar gran parte del nerviosismo que conlleva la presentación.

15. Ser una diva

Para ser un gran presentador, se podría argumentar que tienes que tener un sentido del ego ligeramente inflado y una piel dura. No es fácil pararse frente a una sala llena de personas (a menudo completos extraños) que criticarán su desempeño sin saber nada sobre usted o el tipo de día que ha tenido. Ese ego inflado puede ser útil para protegerte cuando las cosas no van bien.

Pero tu ego no te da permiso para actuar como si fueras más importante que los demás. Eres la persona menos importante de la habitación, ¿recuerdas?

Los mejores presentadores son aquellos que son auténticos y que realmente quieren ayudar a la gente. Intenta acomodar a los organizadores y ver las cosas desde su perspectiva cuando necesiten que te adaptes. Facilite que las personas trabajen con usted y le pedirán que regrese.

“He aprendido que la gente olvidará lo que dijiste, la gente olvidará lo que hiciste, pero la gente nunca olvidará cómo los hiciste sentir”. – Maya Angelou

16. No practicar lo suficiente (¡o nada!)

“Ir volando” funciona bien para muy pocas personas. Las personas que hablan con éxito sin mucha práctica son aquellos que son fantásticos oradores naturales y que conocen su material al revés y al revés. Incluso si eres uno de los pocos afortunados, debes acertar en el momento adecuado, ¡así que practica de todos modos!

17. Disculparse o llamar la atención sobre sus miedos o defectos

Cuando tienes un “día malo”, es natural querer decir algo como “No dormí bien anoche, así que perdóname si parezco cansado”. Pero cuando hace eso, está socavando su propia credibilidad porque es posible que su audiencia ni siquiera haya notado que estaba cansado. Pero ahora que ha llamado la atención sobre él, se centrarán en él, buscarán pistas e incluso pueden incluir un comentario en su formulario de comentarios. ¡No les des motivos para quejarse!

18. Dificultades técnicas

No hay excusas para no preparar la tecnología con anticipación. Asegúrese de haber probado todo antes de su presentación. Siempre lleve baterías adicionales para el control remoto de su presentador (si usa uno).

Si llega tarde, se está preparando para el fracaso y corre el riesgo de comenzar estresado, lo que puede tener un efecto dominó en el resto de su presentación.

19. Uso excesivo de animaciones y transiciones

Muchas personas luchan contra el vértigo, el mareo por movimiento y las náuseas. Por respeto a esas personas, nunca mueva el texto; si debe animarlo, el texto debe permanecer estático en la pantalla a medida que se desvanece o desaparece. Esto permite que las personas fijen sus ojos en un punto focal y comiencen a leer antes de que finalice la animación. No haga que su audiencia siga el texto que rebota, vuela, hace zoom, gira, crece o flota… ¡o cualquier otra cosa!

Las transiciones son bastante innecesarias, pero si debe usarlas, solo use un desvanecimiento rápido. Si sus transiciones son demasiado lentas, interferirán con su patrón de habla normal.

Recuerde: nadie dejará su presentación y pensará: "¡Guau, esas animaciones fueron geniales!". Comentarán sobre el contenido y su capacidad para presentarlo. Y la comida… o la falta de ella.

20. No usar suficientes historias relevantes

Conéctese con las personas a nivel personal para crear una buena relación y confianza. La gente recordará sus historias mucho más fácilmente de lo que recordarán cualquier hecho que presente. Solo asegúrese de que las historias sean relevantes para su presentación o correrá el riesgo de molestar a las personas por hacerles perder el tiempo.

21. Hacer tus historias demasiado largas

No alargue sus historias con detalles inútiles. Las peores historias comienzan así:

“Así que el martes pasado estaba paseando al perro y… o espera, ¿era miércoles? No, debe haber sido el martes. Hmm, ahora no estoy seguro. Oh espera. Estaba equivocado. En realidad, era lunes y lo sé porque acababa de regresar del gimnasio. Derecha. Entonces, el lunes pasado, estaba paseando al perro y…”.

A estas alturas, tu público ya está listo para arrancarse los pelos. Para que sus historias sean más interesantes, manténgalas breves e incluya solo información relevante. Si te equivocas con detalles sin importancia que no afectan el resultado de la historia, no lo corrijas, solo continúa.

Termina fuerte con un chiste, un giro, una lección o un llamado a la acción.

22. Falta de contacto visual

Obviamente, desea ser sensible a las diferentes culturas, pero en América del Norte, la falta de contacto visual puede hacer que la gente desconfíe de usted. Si hacer contacto visual aumenta sus nervios, elija tres puntos focales principales alrededor de la habitación (uno a la izquierda, uno en el centro y otro a la derecha). Muévase de un punto focal al otro mientras habla, haciendo contacto visual con algunas personas de cada área.

23. No hacer una pausa

Una pausa es como la montura de un anillo de diamantes. ¡El diamante es el mensaje, pero la montura es lo que lo presenta al mundo y lo ayuda a brillar! Ayude a que su mensaje brille con una pausa bien colocada.

24. Mal uso del humor

El humor puede enriquecer cualquier presentación, siempre que sea apropiado. El humor autocrítico casi siempre es seguro. Burlarse de sí mismo también ayuda a tranquilizar a las personas, y cuando escucha risas, puede ayudarlo a relajarse.

25. Terminar con preguntas y respuestas

Este es un error que casi todo el mundo comete. Si termina con una sesión de preguntas y respuestas, ¿qué sucede si no puede responder la última pregunta? ¿Qué pasa si la respuesta no es una que a la audiencia le guste o no quiera escuchar? Terminar con preguntas y respuestas corre el riesgo de terminar con una nota negativa. En su lugar, haga sus preguntas y respuestas algunas diapositivas antes de terminar para que pueda terminar con fuerza.

26. Resumiendo toda la presentación

Si puede resumir toda su presentación en 5 a 10 minutos, ¿por qué desperdició una hora del tiempo de la audiencia? Enfatice sólo las ideas principales muy brevemente.

27. No incluir una llamada a la acción

¿Cuál fue el propósito de su presentación? ¿Estabas tratando de enseñar algo? ¿Quería persuadir a la audiencia para que tomara una acción? Sea cual sea el objetivo, asegúrese de decirle a la gente lo que quiere que hagan a continuación.

28. No pedir retroalimentación (anónima) de la audiencia

La retroalimentación es inútil a menos que sea anónima. Si solo quieres que la gente te diga lo bueno que eres, pregúntales en persona. Rara vez encontrará a alguien que no esté dispuesto a decir una pequeña mentira piadosa para salvar las apariencias.

Pero si realmente desea mejorar sus habilidades de presentación, solicite comentarios honestos y anónimos por escrito. Aquí es donde esa piel dura es útil, pero es la mejor manera de aprender.

Y con el tiempo, a medida que mejoren sus habilidades de presentación, también lo harán sus comentarios.

“Siempre hay tres discursos por cada uno que realmente diste. El que practicaste, el que diste y el que desearías haber dado”. – Dale Carnegie

Para mejorar sus habilidades de presentación en un entorno seguro con la guía y los comentarios de un presentador experimentado, regístrese en el curso Habilidades para presentaciones efectivas de PMC. Este taller lo ayudará a ganar la confianza que necesita para pasar de ser un presentador promedio a uno sobresaliente. ¡Inscríbase hoy!

“El instructor fue acogedor y sabía cómo brindar retroalimentación sin intimidar ni avergonzar a los participantes”. – Participante anónimo

“Este taller estuvo bien estructurado. El número de estudiantes fue perfecto, no necesitas más ya que el grupo pequeño es excelente. El instructor estaba bien informado, ¡muy interesante y recomendaría este curso con seguridad!” – Carol Blais

Que es un error común en una presentación oral

Error 5: ser demasiado detallado

Las presentaciones cortas y concisas suelen ser más poderosas que las prolijas. Trate de limitarse a algunos puntos principales. Si tarda demasiado en llegar a su punto, corre el riesgo de perder la atención de su audiencia.

Cuáles son los 10 errores de presentación más comunes

Los 10 errores de presentación más comunes

  1. Falta de preparación.
  2. Mal uso de las imágenes.
  3. Humor inapropiado.
  4. Vestimenta inapropiada.
  5. No conocer a la audiencia.
  6. Equipos que no funcionan.
  7. Comenzar o terminar una presentación tarde.
  8. Uso de una voz monótona.

Mas cosas…

¿Cuáles son los errores comunes en la presentación?

28 errores comunes de presentación. ¿Cuál estás haciendo?

  • Empezando mal. Asegúrese de comenzar sus presentaciones con impacto.
  • No abordar las preocupaciones de la audiencia.
  • Aburrir a tu audiencia.
  • No lograr comprometerse emocionalmente.
  • Usar demasiada jerga.
  • Ser demasiado prolijo o divagar.
  • Superando el tiempo asignado.
  • Falta de concentración.

Mas cosas…•

¿Cuáles son las causas comunes de presentación ineficaz?

Razones comunes para presentaciones ineficaces

  • No involucrar a la audiencia al comienzo de la presentación.
  • Información mal organizada (sin orden ni lógica) o falta de propósito claro.
  • Materiales de presentación mal diseñados (mal contraste de color, diseño de fondo, tamaño o tipo de fuente, etc.)

Mas cosas…

Video: common mistakes in oral presentations