12 arrancadores de la mañana para tener un día productivo en el trabajo

Gestión del trabajo 8 MINUTOS DE LECTURA

No todos nuestros días de trabajo son igualmente productivos. De hecho, hasta el 89% de las personas han admitido que pierden el tiempo en el trabajo todos los días. ¿Estás en el 11% que se mantiene encaminado durante todo el día, o necesitas una motivación extra como la mayoría de nosotros?

El día productivo en el trabajo comienza justo en la mañana. Incluso podría decir que las primeras dos horas de su día son cruciales para su desempeño laboral diario. ¿Quieres comenzar tu día como un gran triunfador? Siga al menos 3 de estos consejos y vea cómo se disparan sus niveles de productividad.

1. Comienza tu día temprano

Piénsalo. Si te despertaras 1 hora antes, tendrías cinco horas más cada semana para prepararte para el día siguiente. Mientras que despertarnos más temprano nos da tiempo para reflexionar sobre nuestro día y estar completamente preparados, despertarnos tarde exige que nos apresuremos a trabajar y pasemos el resto del día apurados.

Hay una cosa mas. No presione el botón de repetición. Según Rafael Pelayo, MD, especialista del sueño en el Centro de Medicina del Sueño de la Universidad de Stanford, la alarma de repetición confunde el cuerpo y el cerebro, lo que da como resultado esa sensación de aturdimiento y confusión llamada inercia del sueño. Para aprovechar al máximo tu día, configura la alarma a la hora en que necesitas levantarte y dejar la almohada para siempre.

Siga leyendo: 12 mejores extensiones de navegador para una mayor productividad

2. Llega al trabajo antes que los demás

¿Alguna vez has sido la primera persona en llegar a la oficina? Estarás rodeado de un ambiente tranquilo y agradable, el escenario perfecto para un trabajo productivo. Una encuesta encontró que el 63% de las personas se sienten más productivas por la mañana, así que aproveche su cerebro bien descansado y acceda a un trabajo creativo o riguroso.

Trate de mantener sus mañanas lo más tranquilas y libres de estrés posible y tómese el tiempo para planificar el día siguiente.

3. Reflexionar sobre el día pasado

Tómese 15 minutos cada mañana para reflexionar sobre sus logros y fracasos pasados. Piensa en lo que podrías hacer mejor la próxima vez. Este ejercicio de pensamiento ayudará a establecer el estado de ánimo para el resto del día y aumentará la confianza en todas sus acciones. Simplemente piense en sus logros y proyectos actuales, y lo que necesita lograr hoy a la luz de ello.

Contesta estas tres preguntas: ¿Dónde has estado? ¿Dónde estás? ¿A dónde vas? Al reflexionar sobre nuestras metas, nos recordamos las cosas que importan. Después de todo, el 20% de lo que hacemos resulta en el 80% de nuestros logros (principio de Pareto).

4. Revisa tu lista de tareas

En lugar de empezar a trabajar en la primera tarea que se te ocurra, desarrolla una mentalidad organizada. Antes de aprovechar el trabajo, tómese el tiempo para planificar y priorizar sus proyectos y tareas. Vaya más allá de crear una simple lista de tareas y elabore una jerarquía realista de sus proyectos y objetivos. ¡Tenga en cuenta el principio 20/80!

Aunque está en nuestra naturaleza posponer los proyectos más desafiantes y críticos, debe hacer lo contrario. Para citar al gurú de la gestión del tiempo Brian Tracy: "¡Cómete esa rana!"

Lo que quería decir es que en lugar de seguir nuestra intuición de dejar las tareas menos placenteras al final, deberíamos desafiarnos a nosotros mismos para completarlas primero. Una vez que haya completado la tarea más difícil, el resto parecerá mucho menos exigente.

Como nuestros niveles de energía están en su punto máximo por la mañana, comienza tu lista de tareas diarias con tres de las tareas más críticas y haz que sean la máxima prioridad.

Siga leyendo: 15 blogs de negocios de culto que todos deberían leer en 2017

5. Haz una pausa y mantente presente

Es increíblemente fácil quedar atrapado en la ajetreada vida de la oficina y descarrilarse por las demandas de sus colegas y las conversaciones de la máquina de café.

Lo malo de distraernos es que perdemos el control de nuestro tiempo, y dejamos que otras personas marquen la agenda. Y ahí va otro día productivo en el trabajo.

Intenta apagar tus sentidos y estar en el presente. Sienta que tiene el control de la situación y haga una pausa antes de comenzar un día ajetreado. Piensa en lo que tienes que hacer y, si es posible, vacía tu agenda.

Aquí viene la regla de oro de la productividad: APRENDA A DECIR NO: a reuniones, almuerzos, tareas que hacen perder el tiempo, conversaciones y todo tipo de distracciones en la oficina.

6. Visualiza un día exitoso

Imagina que has sobrevivido otro día en la oficina. Cómo se ve? ¿Cómo te sientes? ¿Lograste lo que empezaste?

Al visualizar el resultado de las tareas y proyectos del día, puede trabajar hacia atrás para determinar los pasos necesarios que lo llevarán a los resultados deseados. Además, estará muy motivado para apegarse a su plan y concentrarse en actividades que conduzcan a los mejores resultados.

7. Establece tu hoja de ruta

Crear una lista de tareas pendientes no mejorará su productividad a menos que tenga tiempo para implementarla.

Un empleado de Google sugirió a sus compañeros de equipo que reservaran "Hacer tiempo" en el programa diario. Lo que quiso decir es que todos necesitamos unas pocas horas sin distracciones para trabajar en nuestros proyectos y tareas más importantes.

No podrá encontrar un espacio de tiempo de dos horas a menos que lo programe en su calendario justo en la mañana. Tómese el tiempo para evaluar si es necesario cambiar o reorganizar algo en su calendario, y programe algunas horas para el trabajo serio.

A medida que completa su calendario, sus colegas pueden ver que está ocupado e incluso puede evitar algunas reuniones sin sentido.

¿Sabía que la mayoría de los empleados asisten a 62 reuniones cada mes y sienten que se desperdicia más de la mitad de ese tiempo? Sea estratégico con su tiempo y aproveche al máximo su tiempo de trabajo sin distracciones.

8. Elige tu ritmo de trabajo

Las personas exitosas rara vez trabajan durante 4 o 5 horas sin hacer una pausa. En cambio, establecen marcos de tiempo calculados para el trabajo y el descanso. Decide cuánto tiempo quieres trabajar de forma continua y luego tómate un descanso de 10 minutos. Por ejemplo, una técnica Pomodoro muy popular sugiere que trabajemos durante 25 minutos y luego tomemos un descanso de 5 minutos.

Trabajar en intervalos lo ayuda a mantenerse enfocado y alerta durante todo el día, aumenta sus niveles de productividad y conduce a mayores logros.

9. Organiza tu espacio de trabajo

Un simple truco de productividad matutino es limpiar su escritorio y organizar sus papeles, archivos y escritorio. No poder encontrar lo que necesita es una gran pérdida de tiempo. Así que incluso si toma unos minutos poner orden en su escritorio y computadora, vale la pena el esfuerzo.

Asegúrese de colocar bolígrafos y papel al alcance de la mano en caso de que tenga una idea repentina que deba anotarse para su desarrollo posterior. Para tener un día productivo, debes dejar de lado las ideas irrelevantes lo más rápido posible.

10. Elimina las distracciones

Es tan fácil distraerse mientras se trabaja que a veces ni siquiera podemos recordar cómo terminamos leyendo correos electrónicos promocionales o viendo una linda foto en Instagram.

Use herramientas de productividad en línea y extensiones de navegador geniales para evitar la procrastinación y dar paso a un ambiente de trabajo tranquilo y concentrado.

El siguiente paso es desactivar las notificaciones o dejar el teléfono en el bolsillo del abrigo. Si no está al tanto de sus correos electrónicos, es menos probable que revise la bandeja de entrada. Según Office Time, el correo electrónico es la pérdida de tiempo número uno en la oficina, y el 43,5 % de los encuestados lo menciona.

Trate de evitar llamadas de baja prioridad, reuniones innecesarias e irrelevantes, compañeros de trabajo parlanchines, redes sociales, demasiado café y otras distracciones.

11. Revisa el correo electrónico, pero hazlo con prudencia

Por la mañana, las personas productivas ignoran el correo electrónico durante el mayor tiempo posible. Es probable que leer sobre las consultas, demandas y problemas de otras personas lo distraiga de su agenda y planes diarios. Si no puede evitar revisar el correo electrónico a primera hora de la mañana, aprenda a hacerlo de manera más productiva. Aprenda a aplicar las cinco D en la gestión de su bandeja de entrada y utilice el “Sistema 321Zero de Kevin Kruse:

  • Programe tres veces al día para procesar su correo electrónico (mañana, mediodía, noche).
  • Configure el temporizador de su teléfono en 21 minutos.
  • Intenta llegar a la bandeja de entrada cero en ese momento.

Probablemente vea el punto: pase el menor tiempo posible en su bandeja de entrada, ya que lo distrae del trabajo real y permite que otros establezcan su horario.

12. Aparta los pensamientos negativos

Para concentrarse en el trabajo de hoy, debe dejar de lado el fracaso de ayer. Los estudios muestran que los pensamientos negativos afectan no solo nuestra productividad sino también la salud a largo plazo.

La gente exitosa no se detiene en los eventos pasados, el desagradable viaje matutino o los pensamientos negativos. Aprenda a dejarse llevar y concentrarse por completo en los logros futuros.

No puedes cambiar lo que ya sucedió, así que evita que te deprima. En su lugar, dé paso a nuevos planes y una jornada laboral productiva.

Todo sobre tu negocio, a un clic de distancia

forma de parciales

¿Cómo puedo ser más productivo todo el día en el trabajo?

16 maneras de mantenerse productivo en el trabajo

  1. Desayunar.
  2. Dormir bien.
  3. Ejercitarte diariamente.
  4. Sal afuera.
  5. Haz listas de cosas por hacer.
  6. Date plazos.
  7. Programe la revisión del correo electrónico.
  8. Mantenga las llamadas telefónicas cortas y agradables.

Mas cosas…•

Lo que hace que un día de trabajo sea exitoso

Prioriza tus tareas usando el método ABCDE: A tareas – son tareas que debes hacer hoy, si no, te darán graves consecuencias. Tareas B: son tareas que debe hacer hoy, si no, le darán consecuencias leves. Tareas C: son tareas que podría hacer hoy, si no, no tendrán consecuencias.

¿Es posible ser productivo durante 8 horas al día?

Ocho horas es demasiado tiempo para gastar en el trabajo. Investigaciones recientes lo dicen. La jornada laboral de 8 horas ha sido la norma durante más de un siglo, pero las encuestas de empleados sugieren que la mayoría de las personas son realmente productivas solo durante unas tres horas al día.

Video: how to have a productive work day

Ir arriba